Pájaros que vuelan en libertad

Y de repente, todo ha cambiado. La manera de trabajar, de socializar, de comunicarnos. De pensar en el futuro.

Mi cuarentena

Mi encierro comenzó el 13 de marzo y desde entonces, no he salido a la calle. Entre otras razones, porque el lunes 16 empecé a encontrarme mal. A los dolores musculares, que nunca habían sido tan fuertes ni durado tanto tiempo en mi vida, se fueron sumando el dolor de cabeza y la faringitis.

¿Cogí el coronavirus? vete tú a saber, porque prueba no me han hecho. Estuve una tarde llamando al teléfono de atención y no hubo manera de que me pasaran con nadie después de darles mis datos unas cuantas veces. Lo bueno es que fiebre no he tenido, así que tranquila, dentro de lo que cabe, estaba. Aunque algunas noches, antes de dormir, pensaba que quizás, estaba perdida, porque como decía antes, el dolor era horrible.

Al cabo de una semana de estar hecha un trapo empezaron a llegarme malas noticias. Amigos y familiares de gente que conozco, se han quedado en el camino. Fue y es muy duro. La impotencia, la tristeza y la rabia se apoderan del ser humano. Y es lo más normal. Hay que aceptarlo, digerirlo y afrontarlo. Y seguir hacia delante. Cualquiera que sea el futuro que nos espera.

Interiorizar las situaciones adversas

Creo que situaciones como esta que estamos viviendo, hay que asumirlas, entenderlas, interiorizarlas. Los primeros días de cuarentena, no hice nada. Yo pensaba en hacer un montón de cosas al terminar mi jornada laboral y los fines de semana: volver a dibujar, hacer algún curso online, leer libros, ver películas, coser…pero productividad cero. Entre que no me encontraba con fuerzas y cada vez había más malas noticias, pues eso, como digo, productividad cero. Solo podía quedarme tumbada en el sofá y pensar en todo esto. Hablar conmigo misma en la soledad. No quería entretenimiento que me anestesiara de esta situación. Quería vivirla enfrentándome a mis ideas y sentimientos y así hice: meditar.

Y decenas de ideas se agolpaban en mi mente unas veces, otras me quedaba en blanco. En ocasiones, veía esperanza, otras, un futuro terrible y distópico digno de una novela de ciencia ficción.

Y entonces, llegó un día en el que tenía esto más que interiorizado. Y me encontraba algo mejor pero no tenía muchas fuerzas para hacer cosas. Necesitaba algo más de tiempo para descansar, el cuerpo y la mente me lo habían exigido y yo se lo dí. Y como leer es una actividad que no requiere de mucho esfuerzo, es casi lo único que he estado haciendo en mis ratos libres. Y es que, los libros, son uno de los mejores lugares para refugiarse.

Después de tres semanas empecé a recuperar el apetito aunque la comida apenas me sabe a nada aun. Tampoco he podido olfatear los libros que he leído, jajaja.

Yo sé que si estás leyendo esto, en mi blog, un pequeño rincón en internet en el que hablo sobre folklore y mitología principalmente, es porque estos temas te gustan. Pero no por ello debe de gustarte solamente esto. También puedes leer clásicos, contemporánea, ciencia ficción, fantasía,… No hay nada como encontrar libros que te gusten, porque es una afición que nos puede hacer realmente felices. Podemos viajar a otros lugares, épocas o realidades.

Vas a estar bien

El caso es que no he hecho caso a Shamanrites durante la cuarentena porque primero, he estado malica, y segundo, porque me apetecía leer tranquila. Esto no es una disculpa, ni mucho menos, porque si algo tengo claro desde hace mucho tiempo, es que a este proyecto le dedico el tiempo que puedo y cuando me apetece. No me siento obligada, ni lo hago con un fin. Shamanrites es un camino, un viaje. Es mi refugio en la red, como yo lo llamo para compartir mi pasión por los mitos y el folklore de distintos lugares del mundo, la naturaleza que nos rodea y el arte.

Y si bien, este post se sale de la dinámica de este blog, ya que no suelo hablar de lo personal, lo cierto es que me apetecía compartir contigo, a grandes rasgos, como he vivido la cuarentena. Mi cuarentena. Hay millones de formas de vivirla, tantas como personas. Y te digo que si te encuentras mal, pide ayuda. Habla con tus seres queridos. No te aísles y piensa que el dolor pasa, el malestar pasa. Lo que sientes, lo que piensas: intenta trabajarlo y enfocarte en lo bueno y en que todo va a pasar. Escúchame: vas a estar bien. Si tienes que quedarte con algo de este tostón de post, que sea esto. Que “voy a estar bien” sea tu mantra. He comprendido que el estado anímico es súper importante, por lo que quiero que te enfoques en lo bueno que has vivido y en las ganas de luchar que hay dentro de ti. Somos guerreros y guerreras, luchamos por nosotros y nuestra gente y desde luego, este es el momento de mostrarlo al mundo.

Quédate en casa

Voy a quitar peso al asunto. Te voy a enseñar cuales son los libros que me he leído durante la cuarentena de una manera  muy breve. Si quieres saber más sobre alguno de estos libros o que me han hecho sentir, déjame un comentario o escríbeme por redes sociales. Me encantará hablar contigo sobre estos y otros libros.

Cuentos de Chéjov

En primer lugar tenemos “Cuentos de Chéjov”. Antón Chéjov, además de escritor también era médico. Una de sus frases era “La medicina es mi esposa legal; la literatura, solo mi amante”.

Los relatos incluidos en esta obra son:

  • El beso
  • Enemigos
  • Campesinos
  • El hombre enfundado
  • La dama y el perrito

 

Reconozco que me han dejado un sabor agridulce a pesar de que esta edición de Alma Editorial (me tienen enamorada sus libros) está súper cuidada y las ilustraciones de madalina_andronic son una delicia. Campesinos creo que es el que más tocada me ha dejado… Por la crudeza de su historia, pero todos, hacen reflexionar y ver algo de cada protagonista en uno mismo. Supongo que eso es parte de la magia de un buen escritor. Este libro además, me ha acompañado en la mudanza y el comienzo de la cuarentena por lo que creo, va a ser uno de los más simbólicos en mi biblioteca.

La guerra de los mundos

Después me leí “La guerra de los mundos”. Un libro de escritor H G Wells publicada en el año 1898. Es una edición muy cuidada de la editorial Libros del Zorro rojo, ilustrada por Henrique Alvim, quien da vida a «esos monstruos que tenían algo de hongo en su aceitosa piel oscura». Estas ilustraciones pertenecen a una tirada limitada a 500 ejemplares publicada en 1906 y rescatadas ahora para deleite nuestro que personalmente, me encantan.

Es harto conocido el suceso que aconteció una noche de Halloween en la que Orson Welles habló en la radio sobre la llegada de naves procedentes de Marte a la ciudad de Nueva York, y todo el caos y miedo que causó. «Muchas verdades se han dicho en broma» fue su respuesta a este homenaje a La guerra de los mundos.
Y para terminar, un pequeño detalle de este libro que coincide con la situación actual. Comienza con un pequeño suceso al que nadie da importancia. Que cosas… También es curioso saber que La guerra de los mundos relata por primera vez una invasión alienígena en la Tierra.

 

Todo lo bueno es libre y salvaje

Este libro recoge algunos de los pensamientos que el naturalista H. D. Thoreau reflejó en su obra a lo largo de su vida en ensayos, libros, poemas, diarios, etc. Tiene frases que de verdad, si os gusta la naturaleza, os van a llegar al corazón. No solo hace reflexionar, es que te cautiva y se mete en tu mente para siempre. Todavía no lo he terminado, llevo unas 60 páginas de 211. Es de la editorial Errata Naturae.

Actualización (día 12 de abril de 2020): he escrito una reseña de esta obra, la puedes encontrar a continuación.

Reseña “Todo lo bueno es libre y salvaje”

Pensamientos para mi mismo de Marco Aurelio

Serenidad y consciencia. Eso es lo que vas a encontrar en esta obra de Marco Aurelio. Creo que ha sido un acierto rotundo leer este libro durante la cuarentena. Relata una serie de ideas que este gobernante se decía a sí mismo respecto a pensamientos, meditaciones, etc respecto a las situaciones que se encuentra a lo largo de su vida. Este lo he empezado hace poco, llevo unas 40 páginas de 250 aprox.

Esta edición también es de la editorial Errata Naturae.

 

 

I Ching o libro de las mutaciones

Solo había oído hablar de este sistema de adivinación/reflexión escrito hace más de 3000 años.
Cuanto menos, estos textos son curiosísimos. Vale la pena tanto por la belleza de sus palabras y conceptos descritos cómo por su conexión con el psicoanálisis y el simbolismo. En esta edición han utilizado el texto primitivo traducido del chino por Charles de Harlez.

1984 y Frankenstein

Estos dos libros, clásicos de la literatura universal, también los he leído durante la cuarentena. No puedo más que recomendaros ambos, porque son geniales. Os hablaré más largo y tendido de ellos en mi Instagram: @silduine

Y tengo pendiente releerme algo de Lovecraft, porque ultimamente me apetece mucho. Cuando tenía 17 años me leí todos sus relatos un verano en la playa. Me encandiló su mitología, sobre todo. Que sorpresa, jaja.

También quiero enseñaros algunas fotos de mis pájaros, que me hacen compañía cada día en mi estudio. Son Limón, Galleta, Muffin y Milky. Yo no me había planteado nunca tener aves en casa pero hace un año me encontré un periquito hembra en la calle herido y lo adopté, se llamaba Sami. Aunque se murió un día antes de mi cumpleaños, en noviembre, sigo teniendo otros que he ido adquiriendo desde entonces. Si os gustan, os invito a descubrir mi proyecto Sami the budgie para que compartamos curiosidades sobre estas pequeñas criaturas.

 

He querido titular este post como Los pájaros que vuelan en libertad, simplemente porque mis aves, que han podido disfrutar de estar sueltos toooodo el día estando yo en casa: volando, saltando, jugando. De normal, los suelto cuando llego del trabajo pero solo son unas horas. La verdad es que es un gustazo poder verlas así. Sé que no tiene mucho que ver con lo que he hablado pero en el fondo, una de las cosas que más se echan en falta estos es días, es la libertad. Aunque soy una persona que en su casa está muy a gusto siento que nos falta esa libertad.

Si te has leído este post, solo me queda darte las gracias por estar ahí y sobre todo déjame decirte algo más: Vas a estar bien. Te deseo mucha fuerza y ánimo para que pases por esto de la mejor manera posible. Si te sientes triste, si te agobias, si la ansiedad se hace contigo: habla de lo que sientes, no te lo guardes.

Por si te apetece descubrir libros sobre mitología, te voy a dejar dos post que te pueden interesar:

 

 

 

 

You may also like

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shamanrites usa cookies propias y de análisis (100% anónimas). Puedes obtener más información el Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies