Stonehenge: los misterios del templo de piedra

¿Quién no conoce Stonehenge? este templo es sin lugar a dudas, una de las construcciones más antiguas y misteriosas del mundo. Suscita interés desde tiempos remotos a millones de personas que se desplazan a este lugar para contemplar su belleza y sentir su energía. El círculo de Piedra más importante del mundo crea más preguntas que respuestas, y muchas de ellas no se han respondido todavía. Hoy se celebra el solsticio de verano en el hemisferio norte y cientos de personas lo disfrutan visitando este lugar.

¿Qué es Stonehenge?

Hablar de Stonehenge es recurrir a muchos conceptos, todos ellos referentes a las leyendas y el misterio. Druidas, sacrificios, los solsticios de verano y de invierno… forman parte de la imaginación colectiva. Pero, ¿qué es realmente Stonehenge?

Este círculo de piedra situado sobre la verde pradera de Salisbury, es un templo megalítico con finalidad espiritual. Sus tres funciones principales eran llevar a cabo en él celebraciones, enterramientos y ceremonias.

Lo que sabemos con toda certeza es la relación de Stonehenge con el honor practicado en él a los ancestros y cuya construcción está condicionada a los movimientos del sol. Durante los solsticios de invierno y verano, las piedras muestran la salida y puesta de sol gracias a la forma estratégica en la que están colocados los elementos que componen el templo.

Construcción de Stonehenge

El proceso de creación de este emblemático lugar transcurre a lo largo de más de 1500 años, unas ochenta generaciones aproximadamente.

Terraplén y foso: origen

La historia comienza hace aproximadamente 3.000 años, con el trazado de un terraplén y un foso en forma circular. Las pruebas por radiocarbono de los restos de animales encontrados nos orientan acerca del momento en el que se creó el germen de este monumento. Se utilizaron astas de ciervos como herramientas para crear el foso y se enterraron huesos de animales en él. Un dato curioso es que estos últimos datan de varios cientos de años antes del 3000 a.C. ¿Qué movió a esta sociedad a enterrar estos huesos tan antiguos aquí? ¿Fue un sacrificio? ¿Una ofrenda?

Long Barrows: primera fase

Unos mil años después, sabemos con certeza de la práctica de enterramientos colectivos en este lugar. Es lo que los estudiosos llaman long barrows. Al principio se trataba solamente de un recinto de 110 metros de diámetro. El recinto tenía al menos dos entradas: la principal, situada en el noroeste y otra en el sur.

Estructura en madera: segunda fase

Una serie de postes de madera se colocaron en vertical en el terraplén 100 años después.

Bloques de piedra: tercera fase

Después, en el 2.500 a. C. se colocaron las enormes piedras de sarsen, traídas del norte de Wiltshire, y las piedras azules, de un tamaño menor, del oeste de Gales. Durante los 800 años que siguen a ésto, hubo diferentes construcciones y cambios en el conjunto monumental, hasta la Edad de Bronce.

“Stonehenge, donde se han erigido piedras de un tamaño colosal cual si de umbrales se tratara…no es posible concebir cómo piedras tan grandes fueron levantadas, o porqué se colocaron aquí”

Henry de Huntingdon, Historia de los ingleses, 1130 d. C.

En las siguientes dos imágenes aparecen distintos tipos de piedras. En la primera, la piedra sarsen (arenisca) y en la segunda, la bluestone. Entre ellas puedes apreciar las diferencias en color y textura.

Stonehenge, piedra 1

Stonehenge, piedra 2

Recorriendo Stonehenge

Después de hacer miles de kilómetros en diversos medios de transporte, por fin llegué a mi destino: Stonehenge. Sobre la verde hierba vi alzarse este monumental conjunto de piedras, edificado hace miles de años por razones que escapan a la comprensión de nuestras mentes. Al mismo tiempo tan distintas y parecidas a las de las sociedades que lo crearon.

El recorrido a Stonehenge comienza desde la parte oeste del templo, seguido de un camino que lo rodea, en el sentido de las agujas del reloj. Esta ruta te permite admirar la totalidad del conjunto a su alrededor.

Stonehenge: distintas partes

Stonehenge está compuesto por varios elementos bien diferenciados. Os los he dividido en los siguientes:

  1. Recinto de Foso y Terraplén circulares: son de terreno calcáreo y se cavaron hacia el 3000 a.C. Cabe destacar que el foso fue cavado con astas de ciervo, probablemente con un sentido ritual.
  2. Agujeros de Aubrey: también datados del 3000 a.C.
  3. La Avenida, datada alrededor del 2300 a.C. Se cree que es una vía ceremonial de aproximación al templo.
  4. La piedra del Talón: marca el punto del amanecer en el horizonte
  5. Marca del compañero de la Piedra del Talón
  6. La piedra del Sacrificio. Recibió este nombre en la época victoriana, a causa del color rojizo del agua de lluvia estancada en sus orificios. En realidad, este agua reacciona con el hierro de la piedra y produce un color sanguinolento. Los imaginados sacrificios y derramamientos de sangre en un altar pétreo son erróneos.
  7. Las Piedras de Estación: la ubicación de estas piedras es muy precisa. Marcan los vértices de un rectángulo perfecto en cuyo centro se encuentra el monumento.
  8. Los Túmulos del Norte y el Sur
  9. Piedras del grupo central: fueron transportadas a este lugar alrededor del 2500 a.C. y se colocaron en forma de estructuras circulares y de herraduras. Se compone de las siguientes partes:
    • Círculo de piedras de sarsen: desde que se colocaron, no han sufrido cambios de situación.
    • Círculo de piedras azules: de tamaño menor a las que componen el círculo de sarsen, fueron colocadas de varias maneras diferentes. Algunas de ellas fueron incluso eliminadas y destruidas. La última vez que se movieron fue en el año 2200a.C. aprox.
    • Herradura de trilitos
    • Herradura de piedras azules

Alrededores de Stonehenge

Durrington Walls

Es muy probable que las casas situadas a orillas del río Avon solo fueran habitadas en las fechas correspondientes a los solsticios de invierno y de verano. En la fotografía podéis ver la reconstrucción de una casa de Durrington Walls. Se han encontrado vestigios de aproximadamente 300 casas aquí.

Stonehenge, casas de Durrington Walls

Woodhenge

Próxima a Durrington, se encuentra otra construcción circular. Se trata de Woodhenge: en él hay dos estructuras en las que se supone que se depositaban los cuerpos de los difuntos para su descomposición.

Stonehenge y los druidas

Los druidas eran los sacerdotes de las sociedades celtas cuyo apogeo se sitúa en la Edad de Hierro, antes de que la ocupación romana llegara a Gran Bretaña (año 43 d.C.). El templo de Stonehenge y la comunidad druídica siempre han ido de la mano. ¿A qué debemos esta asociación? Entre otros estudiosos de los siglos XVII Y XVIII, cabe destacar a un anticuario inglés llamado William Stukeley, fascinado por los druidas. Visitó Stonehenge en el año 1719 y se enamoró perdidamente del templo. Fue él quien afirmo correctamente que Stonehenge era un templo. También acertó en que su construcción fue llevada a cabo por los britanos antes de que llegaran los romanos. Pero en lo que no estuvo tan oportuno es en su teoría acerca de los druidas y Stonehenge.

Este templo no fue creado por y para los druidas. Lo cierto es que los druidas hicieron uso de este templo 2000 años después de que fuera construido.

“¡Grandioso! ¡maravilloso! ¡incomprensible!”

Sir Richard Colt Hoare, Historia antigua de Wiltshire, 1812

John Aubrey, estudioso de la antigüedad, también concluía que Stonehenge es un templo construido por los antiguos britanos. También le debemos uno de los primeros planos dibujados con precisión del emplazamiento del templo. Aubrey también erró al igual que Stukeley en que los druidas eran los sacerdotes encargados de Stonehenge.

Visitar Stonehenge

Stonehenge está situado en la llanura de Salisbury, a 130 km al oeste de Londres. Si te interesa llegar a él puedes hacerlo en coche por tu cuenta, o en autobús desde la capital inglesa.

Además de poder visitar el círculo de piedra y los alrededores, hay un Centro didáctico dedicado a la historia de Stonehenge abierto a los visitantes. En él hay varios objetos encontrados en la zona.

Stonehenge, centro del visitante

Conclusión

Ya sea un templo espiritual, un observatorio astronómico o un lugar para el descanso funerario, lo que está claro es que Stonehenge guarda sus propios secretos. Ninguno de nosotros sabrá jamás con certeza que sucedió ahí, pero tal vez, si lo supiéramos, este misterioso conjunto monumental perdería parte de su encanto telúrico. Lo que si puedo aseguraros yo es que vale la pena hacerle una visita y preguntarse in situ qué llevó a nuestros ancestros a construirlo y ante todo, porqué en ese lugar y no en cualquier otro.

Si te interesa saber más acerca de los rituales celebrados por antiguas civilizaciones, te recomiendo leer El origen de Samhain Beltane, festival celta.

Fuentes consultadas

You may also like

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Para continuar navegando, es importante que acepte su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información. Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies