Tlachtga: donde nació Samhain, la fiesta celta

Tlachtga es una colina situada en Irlanda que data de aproximadamente el año 200 dC. Lleva el nombre de una hechicera, quien murió dando a luz a trillizos. El lugar es  visible desde Tara y la tradición del fuego encendido en la víspera de Samhain puede haber sido un preludio al Festival de Samhain en Tara. Tlachtga, a 12 millas de la colina de Tara (Irlanda) es mucho más que una colina de tierra de 150 metros de diámetro con círculos alrededor…

Tlachtga en Samhain

Samhain, la fiesta celta, marca el final del año celta y el comienzo de uno nuevo. No hay duda de que este festival fue el más importante de los cuatro festivales celtas. Samhain era un momento crucial del año, cargado de significado simbólico para la pre-cristiana Irlanda. Las celebraciones en Tlachtga pueden haber tenido sus orígenes en un rito de fertilidad en Tlachtga (el parto de Tlachtga de trillizos). Estos se aunaron con otras creencias que cristalizaron en el gran festival del fuego.

 

 

Tlachtga, la hija del druida que dio nombre a la colina

Tlachtga es la hija de un druida ciego y dios solar (Mog Ruith)Dron, una hechicera o matrona con conocimientos druídicos. Su nombre proviene de “tierra y lanza” significando así “la lanza de la tierra”. Esta mujer pertenecía a la raza de los Firbolg (la primera raza histórica de Irlanda).

Aprendió todos los conocimientos de su padre y creó numerosos objetos mágicos. Entre ellos, se encuentra una especie de rueda para un hombre llamado Trian, la piedra de Forcathu, y el famoso Cnamhcaill. Etimológicamente, Cnamhcaill significa “el daño de los huesos”. Fue creada a partir de un fragmento de la rueda de su padre (Roth Ramach). Tenía la capacidad de matar a quien la tocara, cegar a quien la mirara y aniquilar a quien la escuchara.

Tlachtga murió tras el parto, dando a luz a sus trillizos Doirb, Cumma y Muach. Ellos se convirtieron en gobernantes de Munster, Leinster y Connaught. El cadáver de Tlachtga fue incinerado en la colina y es considerada una Diosa de la Muerte y el Renacimiento.

Donn, señor de los muertos en la mitología celta

La figura masculina que representa la muerte en la mitología celta es Donn. Sin restricciones del control del sol, camina sobre la tierra y con él viajaron todas esas otras criaturas de la morada de los muertos. Los fantasmas, hadas y una serie de otras criaturas indescriptibles fueron con él.

La mitología nos dice que cuando los invasores de Irlanda conocidos como los Miliseans aterrizaron en Boyne, se dirigían a Tara. Una vez allí, fueron asesorados por los druidas que debían regresar a sus barcos y navegar frente a la costa a lo largo de nueve olas. Cuando estaban en el mar una gran tormenta surgió y dispersó su flota. El comandante de una de las naves fue Donn. Su barco se rompió en pedazos en la tormenta y él mismo se ahogó junto veinticuatro de sus camaradas. Fue enterrado en las islas Skellig de la costa de Kerry.

El hogar de Donn

El lugar de su sepultura se hizo conocido como Tech Donn – La casa de Donn, y pronto lo identificaron con el otro mundo. Los celtas estaban fascinados con la localización de su ascendencia ancestral, tanto que a menudo se identifican sus primeros ancestros con los dioses de sus pueblos. Por lo tanto, una creencia que surgió es que cuando murieron fueron a la casa de su antepasado, el dios del otro mundo.

Donn es visto como un dios de retiro que prefiere el aislamiento de las sombrías Skelligs, y se mantiene al margen de los otros dioses. Su nombre significa “marrón oscuro” y se asocia con el oscuro reino de los muertos.

Los pescadores de la zona solían oír extraños barcos que pasan a la isla en la noche y los nombres de los que desembarcaban se oían a gritos. Más tarde los escritores cristianos afirmaron que las almas de los condenados se quedaron en su casa antes de partir hacia el infierno. Los aspectos de este personaje han sido adaptados por los escritores cristianos en representación del diablo.

Es interesante recalcar que la morada de Donn, en las islas Skellig, está a pocas millas de la casa tradicional de Mog Ruith (el padre de Tlachtga) en Valentia Island. Además de ser vecinos geográficos, ambos están estrechamente asociadas con Samhain. Cuando Mog Ruith es la estancia del dios solar en el reino de los infiernos, la de Donn es la oscuridad en el mundo terrenal.

 

 

El fuego como símbolo de Samhain: la pequeña llama en la inmensa oscuridad

La perceptible, y aparente, disminución de la fuerza del sol en esta época del año era una fuente de ansiedad para el hombre primitivo. Encender los fuegos en invierno sirve para ayudar al sol en su viaje a través de los cielos. Hoy lo vemos de forma simbólica, pero para ellos era totalmente real. El fuego es poderoso símbolo terrenal del sol y apropiado para expresar la importancia de la abrumadora sensación de la decadencia de la naturaleza. Ahora, el sol ha descendido en el reino de los infiernos y las fuerzas del inframundo están en ascendencia.

Samhain, siendo la fiesta de los muertos ahora se puede ver claramente como la incorporación al culto de Donn en sus celebraciones, pero la forma en que lo hicieron sigue siendo incierta. Los fuegos eran con toda probabilidad encendida en honor al dios sol – aquí se manifiesta como el druida Mog Ruith pero algunas otras manifestaciones están claramente asociadas con el Señor de los Muertos.

Durante Samhain el tiempo se detiene

La idea de que Samhain es una unión entre las dos mitades del año vio la adquisición de la condición única de estar suspendido en el tiempo – que no pertenecía ni al viejo año ni al nuevo. Se podría decir que el tiempo se detuvo en esta noche. Durante esta noche el orden natural de la vida fue arrojado al caos y el mundo terrenal de los vivos se entretejó irremediablemente con el mundo de los muertos. Pero el mundo de los muertos era en sí mismo un lugar complicado, poblado no sólo por los espíritus de los difuntos, sino también con una serie de dioses, hadas y otras criaturas de la naturaleza incierta.

El viajero desprevenido,estando fuera de casa durante esta noche, podría esperar encontrarse con una o muchas de estas criaturas y siempre era aconsejable permanecer en el interior. Es interesante nombrar que los manuscritos nos dicen que todos los fuegos en el país deben ser extinguidos en esta noche y sólo podrían volver a encenderse desde las grandes llamas de Tlachtga. Esto, por supuesto, no es tomado literalmente pero simbolizaba la breve ascendencia temporal de los poderes de las tinieblas en esta época del año.

Regreso a la luz de Tlachtga

Cuando se encendió el fuego en Tlachtga, dio la señal de que todo estaba bien y todos los otros fuegos ahora podrían volver a ser encendidos. Los fuegos en Talchtga fueron la celebración pública de la victoria de la luz, mientras que el reencendido del fuego del hogar marcó la celebración nacional de la fiesta. Ahora los espíritus de los antepasados muertos podrían ser bienvenidos de nuevo en la casa con seguridad y no representaban una amenaza para el hogar. Este tema se repite constantemente en la literatura irlandesa.

Muy a menudo, los espíritus de los antepasados buscaron calor alrededor de la chimenea en esta noche. Los fuegos fueron dejados como iluminación en la chimenea para calentar los ánimos y la comida se deja ahí  para ellos. A pesar de que los fantasmas ancestrales eran benignos, era una buena idea para evitar un encuentro con ellos al ir a la cama temprano.

Las ofrendas rituales a los ancestros

Sin embargo, los fantasmas no pueden ser totalmente benignos. Necesitaban algún tipo de apaciguamiento en forma de ofrendas rituales en esta noche. Algunos vestigios de esta tradición pueden haber sobrevivido en la moderna costumbre de Halloween de “trick or treat”. Los niños, vestidos de fantasmas y brujas, invitan a la familia a hacer una donación o enfrentar las consecuencias. El ‘trick’ puede representar la ofrenda ritual, mientras que el “treat”, hoy en día una broma inofensiva, puede tener en la antigüedad, representado las consecuencias malévolas de forma inadecuada a apaciguar el fantasma ancestral en esta noche.

Vestigios de Samhain hoy en día

La práctica de la adivinación, era una parte importante de la vida cotidiana de los celtas. Este arte formó una parte central de las festividades, y se produjo en Tlachtga en Samhain. Vestigios de ésta se pueden ver hoy en Halloween. Por ejemplo, ir a la iglesia a medianoche y permanecer de pie en el porche. Verá los espíritus de los que van a morir el año que viene, corriendo el riesgo de encontrarse a sí mismo. Las niñas que miran en un espejo verán la imagen del hombre que se casarán, o al diablo.

Un extracto de Tlachtga: Festival Céltico de Fuego por John Gilroy.

“Las culturas antiguas como el Neolítico construyeron en Newgrange, Irlanda sus monumentos alineados a los grandes eventos solares. El solsticio de invierno, el Equinoccio de Primavera, el solsticio de verano y el equinoccio de otoño. El año solar se divide a su vez para marcar los puntos de paso y medio entre los principales eventos solares que dan los días cuartos transversales de Imbolc, Beltane, Lughnasadh y Samhain.”

Fuentes

http://www.newgrange.com/samhain.htm

http://www.knowth.com/hill-of-ward.htm

http://www.athbui.com/39%20Samhain%2007.htm

You may also like

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Para continuar navegando, es importante que acepte su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información. Política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies